1 de febrero de 2014

¿Y usted cuándo se irá?

0
Publicado por

Escrito por Miguel Ortega.

Me gustaría partir una lanza por Cuenca, mi ciudad natal. Pero no cualquier lanza, me gustaría partir una lanza en particular: la que ayer nos clavó Julián Huete. Este señor es el Vicepresidente de la Diputación de Cuenca e idiota a tiempo parcial. El otro día comparaba el aborto con los ofrecimientos cartagineses de los niños a los dioses, el ritual de los espartanos en el nacimiento, los gulags soviéticos y el holocausto nazi. Alegaba que todas estas barbaridades eran legales, igual que el aborto lo es ahora. Además de sus evidentes carencias históricas, que son abismales, también las tiene jurídicas. Esto sí es más gordo, porque es licenciado en Derecho y no conozco a muchos juristas que digan que “La solución final de la cuestión judía” (nombre completo de la operación) era legal. Si algún internacionalista le oyera decir eso se lo comería por los pies. ¿Cómo va a permitir cualquier órgano internacional -y más en tiempos de guerra- una legislación interna genocida? Es más, ni si quiera fue una ley. Fue una decisión de los altos mandos alemanes, entre los que destacaban Himler, Heydrich, Meyer, Bühler o Hofmann, simpre con la supervisión del todopoderoso Hitler. Dada esta situación podemos afirmar con seguridad algo que antes he dejado caer sobre Julián Huete; es idiota.

El aborto desde donde se mire es un derecho. Es un derecho precisamente porque no es una obligación. El Gobierno te da la posibilidad, la oportunidad de abortar. Que se permita el aborto en la legislación interna de un país no obliga a ninguna mujer, no impone la obligación de abortar a nadie. Ojalá, señor Huete, ojalá le hubieran preguntado a los judíos si querían ser exterminados. Ahora le hago yo una pregunta, ¿y usted cuándo se irá?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Lecturas Populares

Suscripción al blog.

Seguidores en Blogger